viernes, 2 de diciembre de 2011

¿ Cómo se puede cocinar el tiburón?

Aprovechando el último feriado, nos fuimos una escapada de 4 días al mar. Villa Gesell, ciudad a la que hacía varios años que no íbamos.


 La encontramos hermosa! Con esas playas típicas de la llanura pampeana, donde se puede caminar, caminar y caminar… El límite de las caminatas es “lo que el cuerpo aguante”, ya que son muchísimos kilómetros de playas.


La primera mañana salimos a caminar y luego de un buen rato llegamos al muelle.


Encontramos a un pescador al lado de su lancha. Había pescado durante la noche y estaba vendiendo su pesca.


Mucha gente se amontonaba alrededor de una improvisada mesa hecha con  unos listones de madera y dos caballetes. En el centro había un agujero y debajo,  un recipiente,  donde echaba los residuos.


A los costados se encontraban los cajones con los pescados que había extraído del mar. La pesca había sido excelente, me enteré: 16 cajones.


Estos contenían en su mayoría,   tiburones de tamaño regular y otros más pequeños,  llamados “cazones”. También se veían algunas corvinas y uno que otro pescado de aspecto bastante feucho, que me dijeron se llama “Pollo de Mar”.


Ahí mismo lamenté no haber traído encima la cámara fotográfica y a su vez, no poder comprar un pescado para cocinar, por el hecho de habernos  alojado en hotel.

Era impresionante ver al  pescador abrir cada pescado, extraer las visceras, despellejarlo, quitar las aletas y cola. Todo a muchísima velocidad y con gran maestría.



Los  más venddidos eran los tiburones de tamaño mediano. Los cortaba en trozos gruesos, finos o en lomos, según el pedido de cada cliente.

Se me ocurrió preguntar en voz alta:
─ ¿Cómo se puede cocinar el tiburón?


Al instante desde los cuatro costados empezaron a llover recetas.

Un señor me dijo:
─ Es riquísimo al horno con papas y bien cubierto de: ajo,  pregil, cebolla, ají morrón y toda la verdura que le guste.
Pero otra señora lo interrumpió y me dijo:
─ Ahh…pero lo mejor es cocinarlo a la cacerola. Una buena salsa con un chorrito de vino y acompañado de unas papitas hervidas.
Saltó un señor mayor y dijo:
─ No,  no.  Lo mejor es comer el tiburón frito. Se cortan rodajas finas, se condimentan con sal y pimienta, se pasan por harina y a la sartén con abundante aceite. Cocina de un lado y luego del otro. Bien doradito…
─ ¡Pero es frito! ─ reprochó un jóven atlético. En cambio lo puede hacer a la plancha con limón. Es mucho más sano!

Yo estaba desesperada por memorizar todas las recetas en mi mente. No quería perder ninguna.
Me prometí que iba a volver con mi cámara de fotos, por lo cual le pregunté al pescador:
─ ¿Mañana va a estar?
─ Sí ─ dijo. Tengo que aprovechar que hay muchos turistas.

A la mañana siguiente, desayunamos y salimos hacia el muelle. Esta vez con mi cámara de fotos.


El pescador estaba, la lancha y la mesa mostrador, también: Pero había muy poca gente. Nada que ver con el día anterior.
Le pregunté:
─ ¿Qué pasa que casi no hay compradores?
─ Es que la pesca fue muy mala. Solo saqué dos cajones y son tiburoncitos chicos.
─ Pero si ayer había sacado muchísimo…
─ Y si. Pero la pesca es así. Hoy, no saco ni para los gastos.
Igualmente tomé las fotos, pero ya no era lo mismo que el día anterior. ¡Qué Pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada