miércoles, 29 de octubre de 2014

Empanadas de repollo con queso y/o Tarteletas.

Hace  varios años, fui como turista a Cuba. Recién en ese momento el pueblo cubano salía de su famoso "Período Especial". Escaseaban los alimentos y muchas otras cosas de primera necesidad. Pero yo iba de turista y estaba caminando por las hermosas calles de Tinidad, una de las ciudades más bonitas de Cuba.



Hacía mucho calor, era un día agobiante... En sentido contrario a mí, venía  considerable cantidad de gente caminando por la calle, con enormes repollos bajo los brazos. No tenía idea desde donde vendrían con sus cargas. Mi curiosidad fue tanta que paré a una mujer que traía dos repollos grandes, blancos. Le dije:
 Díscúlpeme que le haga una pregunta. ¿De dónde vienen todos con coles y porqué?
 Ahh… ¡Usted es extranjera!  me dijo  Pues verá, hoy hay coles y se reparten para todos. No siempre hay la misma verdura, a veces tenemos pepinos, o a veces en lugar de verduras,  huevos…. pero siempre que hay algo, se reparte para todos. ¡Así que hoy, a cocinar coles!


Agradecí la información y seguí caminando hasta que finalmente llegué  a una calle donde encontré un camión repleto de repollos. Allí se repartían dos por familia.  Las personas que los recibían, presentaban una cartilla donde se les marcaba la entrega.

Fue la primera vez que revaloricé al repollo,  a pesar de que nunca fue una verdura de mi total agrado.

El repollo o col (los hay de varias formas y colores) hasta hace unos años, no era una verdura de la misma categoría que  los zapallitos, las espinacas, los espárragos, los zucchinis, las berenjenas, etc. 


Al menos no se utilizaba tanto,  salvo en el tradicional puchero, donde nunca faltó el repollo o el famoso chucrut. Pero gracias a la revaloración de sus propiedades y de su múltiple uso en dietas hipocalóricas,  ha conseguido aumentar su status y han aparecido muchas recetas muy buenas y ricas.

Aquí va una que estuve ensayando:

Empanadas de repollo con queso  y/o  Tarteletas.

Ingredientes
1 Kg de repollo blanco.
2 cebollas.
½ ají morrón.
2 dientes de ajo picado.
2 huevos
2 cucharadas de pan rallado.
Queso fresco o queso rallado, cantidad necesaria.
Tapas para empandas.
1 disco de masa de pascualina.
Sal, aceite, nuez moscada, pimienta molida.

Preparación
Cortar el repollo en juliana muy finita. Picar las cebollas y al ají morrón cortarlo en cuadraditos.


En una cacerola o wok, calentar un chorrito de aceite. Sofreir la cebolla picada, el ají cortado y el ajo picado. 


Cuando empiecen a dorar, agregar el repollo. Cocinar a fuego lento revolviendo de a poco. Condimentar. Dejar enfriar.
Una vez frío agregar los huevos y el pan rallado. Mezclar bien y utilizar como relleno de empanadas, de canastitas o de tarta.


Para armar las empanadas se puede agregar un trozo de queso entre medio del relleno.

Para una tarta, el queso puede ir por arriba y para las  canastitas también.


 En estas dos últimas variantes, espolvorear por arriba con semillas de sésamo.



El repollo de esta manera es bien aprovechado, con variaciones de presentación y muy rico!!

lunes, 6 de octubre de 2014

Tirabuzones con vegetales al wok

Esta es una receta de pasta seca. Un plato rápido, rico, colorido y sano. Si  cuenta con todos los ingredientes en casa, lleva más o menos unos 15 minutos prepararla y es un muy buen plato con una linda presentación. La pasta es conveniente que sea de grano duro. Yo usé tirabuzones, pero cualquier pasta corta va bien. 

Ingredientes para 4 platos bien servidos.
2 tazas de fideos secos tipo tirabuzones o similar.
2 ó 3 cebollitas de verdeo.
1 cebolla común grande.
1choclo hervido y desgranado.
1 zanahoria grande.
½ ají morrón rojo.
½ taza de arvejas precocidas.
2 tomates tipo perita bien maduros.
Sal aceite, pimienta ají molido picantito.

Opción: Queso rallado a gusto


Preparación
En una cacerola con agua hirviendo cocinar “al dente” la pasta. Colar y reservar.
Lavar y cortar todos los vegetales en juliana, salvo el morrón, que yo lo corté en cuadraditos.


Calentar el wok sobre el fuego y echar un chorrito de aceite. Agregar las verduras, menos el tomate que irá a último momento. Saltearlos pero no cocinar demasiado, pues es rico que las verduras salgan algo crocantes sin que se deshagan. A último momento, agregar los tomates. 


Revolver unos instantes y condimentar. Le queda muy bien un poco de ají molido, pero del picantito.
Un momento antes de servir, mezclar con los fideos tirabuzones previamente cocidos. Pasar  unos minutos  por el wok a fuego lento,  para que todo se mantenga a la misma temperatura.
Servir en cada plato y  se puede agregar queso rallado si lo apetece.


¡¡Muy rico y sano!!

miércoles, 1 de octubre de 2014

Comunicación

Hola: 
Hoy en vez de una receta de cocina va cuentito:

Comunicación (Cuento)

Agustina, es una mujer grande pero no una anciana. Se siente muy vital y sale diariamente a caminar para hacer ejercicio. Lleva un MP3 con música que va tarareando mientras camina. En el medio del recorrido se detiene un rato para descansar y aprovecha a tomar un café. Como  esto se ha transformado en una rutina de su vida,  si por alguna causa no puede salir,  Agustina extraña, se siente rara como si  faltara algo...

Siempre se detiene en algún bar de la zona, como vive  a  unas cuadras del río, los bares abundan. Pero hace un tiempo comenzó a ir a  bares de las  estaciones de servicio o despachos de combustibles. En esos lugares, bien impersonales, Agustina retira un café del mostrador y lo lleva a una mesa. Nadie le impone cuanto tiempo quedarse. Por eso le gusta, pues con un café puede permanecer un largo tiempo si lo desea y  hay mucha gente que hace lo mismo. Gente solitaria como ella, que leen un libro o  el periódico desde la primera página hasta la última… Otros están con su Ipad, Netobook y trabajan o chatean... Cada uno en su mundo, siempre con un celular al lado. Como Agustina.

Después de ir  varios días seguidos al mismo lugar está  familiarizada con todos los parroquianos. Se miran entre ellos, se reconocen, pero no se saludan. Ella tampoco lo hace.
Agustina sabe muy bien, que podría entablar conversación con alguno/a  y nadie la  rechazaría,  pero  eso le crearía un compromiso para el día siguiente, así que directamente ni lo intenta y ellos tampoco. 
A Agustina la  soledad no le molesta, al contrario, pareciera  que la disfruta y hasta la elije. Lee algún libro, escucha, o simplemente observa  lo que pasa  alrededor suyo.

Observando, fue que  se distrajo con dos personajes nuevos, nunca  los había  visto antes. Se trataba de una pareja de jóvenes enamorados.

Bonitos, más que eso,  eran hermosos. Rubios, altos  y delgados con piel bronceada, bien vestidos… Rondarían en los 25 años de edad.
Conversaban animadamente mientras tomaban un café. El miraba a la joven con una tierna mirada de enamorado. Tomaba una de sus manos y la besaba mientras escuchaba atentamente lo que ella decía. Cada tanto acomodaba un mechón del cabello de la joven, quién tenía una hermosa cabellera larga color rubio castaño. Pero lo que llamaba tanto la atención era la mirada dulce con que el joven seguía cada uno de los movimientos de su acompañante, quién sabiendo eso coqueteaba un poco. Abría su cartera, revolvía adentro, sacaba una barra de rouge,  retocaba sus labios. Luego buscaba un espejo, se miraba… todo mientras conversaban y reían.

No solo Agustina observaba,  sus compañeros fieles al  lugar, también miraban la escena con cierta emoción, quién sabe que recuerdos evocaría cada uno... No podían quitar la vista de este hermoso espectáculo. Cuanta comunicación, cuanta ternura…

En medio de este bello cuadro,  sonó una música que parecía provenir desde dentro de la cartera de la joven. Ella interrumpió la conversación, abrió y extrajo un móvil. Comenzó a leer la pantalla y allí mismo se puso a escribir. Mientras tanto su compañero aguardaba a que terminara. Este, aún trataba de retenerle una mano para continuar con sus caricias, pero con una sola mano ella no  podía escribir y sostener el móvil, así que desistió y se la soltó. Daba la sensación de que la muchacha contestaría el mensaje y todo iba a estar como antes. Pero no, porque evidentemente la conversación por mensajes continuaba. 

El joven enamorado se apartó un poco y su rostro ahora estaba serio. Al momento, su chica le mostró la pantalla y comenzaron a hablar sobre lo que allí figuraba. Entonces,  él extrajo su propio móvil de un bolsillo de su chaqueta,  y ambos se mostraban mutuamente  sus pantallas. El paso siguiente fue que cada uno se acomodó en un rincón y tecleaban afanosamente en sus móviles. Agustina observaba todo esto y se preguntaba:
– ¿Se escribirán entre ellos?
 –  No – respondía para sí misma. - ¿Cómo iban a hacer eso si estaban uno al lado del otro?
Pasó un rato largo y seguían en la misma situación.
– ¡Qué pena! – pensó Agustina. – Parecían tener tan buena comunicación que por un instante creí…
– ¡Bahh! – hizo un gesto de fastidio  – Se ve que soy una romántica empedernida.

Los parroquianos no los miraban más. Cada cual volvió a su periódico, a su Netbook… Es que ya no llamaban la atención, pues no eran lo que habían aparentado en un principio.

Agustina se levantó y decidió seguir  con su habitual caminata.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Pastel de ricotta y duraznos en almíbar -Alias: Ricottón-

Esta receta se origina a raíz de una conversación que mantuve con Teresa hace unos meses. Somos de edad muy similar y ambas porteñas (de Buenos Aires), por lo cual, nos pusimos a recordar cosas que solíamos hacer. Por ejemplo estábamos mucho en el centro o micro centro,  ya sea por trabajo, estudio o simplemente por paseo. Resultó que coincidíamos  con algunos restaurantes, bares y pizzerías muy típicas de nuestra ciudad a las que solíamos concurrir. Pero en esa época no nos conocíamos.

Entre las pizzerías,  ambas recordábamos el “Palacio de la Pizza”,  en Avenida  Corrientes.


 Se trata de una pizzería que aún está y funciona igual, igualita. No cambió nada y si se descuidan hasta los camareros/mozos son los mismos. Cualquiera que anduvo alguna vez por Buenos Aires seguro la conoce. 
Este local constituye un epílogo más que digno. El lugar funciona desde 1956.

La pizza es famosa por ser de las más ricas de la ciudad, pero además el lugar se caracteriza por que se puede comer de parado al lado del mostrador.  Fue entonces que recordamos con Teresa,  los postres que allí tenían. Yo recordaba muy bien la Sopa Inglesa, el Palo Jacob, el Diplomático… y entonces ella me dijo:
 Y nunca comiste el Ricotton?
 ¿El Ricotton? Pregunté   ¿Qué es eso?  Además con ese nombre me sonaba muy extraño...
 Era el postre típico del  Palacio de la Pizza. Una tarta o pastel, que llevaba ricotta y duraznos en almíbar como relleno, pero  bien  alto.  ¡Riquísimo!   añadió Teresa.


Me asombró no  conocerlo y  no haberlo visto nunca.
Me prometí conseguir la receta y hacerlo aunque sea una vez. Para ello tuve que investigar bastante, porque no es una receta muy común, pero la encontré.

Va la receta y gracias Tere por los recuerdos!!!

Ingredientes

Masa:
150 g de manteca. 
230 g de azúcar impalpable.
3 huevos.
1 Cdita. de esencia de vainilla.
Ralladura de  limón.
250 g de harina de harina leudante.



Relleno
750 g de ricotta.
150 g de azúcar.
1 Cda. de fécula de maíz. (Maizena)
2 huevos.
1 Cdita. de esencia de vainilla.
1 Cdita. de ralladura de limón.
5 duraznos en almíbar de lata.



 Preparación
Batir la manteca blanda con el azúcar hasta obtener una preparación pálida y cremosa. Añadir de a uno los huevos e integrar. Perfumar con la esencia y la ralladura.
Incorporar la harina tamizada. Formar una masa blanda; amasar apenas, cubrir y llevar a la heladera durante 1 hora como mínimo. 


Mezclar la ricotta, el azúcar, la maizena, los huevos, la esencia y los duraznos bien escurridos y cortados en trozos. 


Enmantecar y enharinar una tartera de 26 cm de diámetro. Dividir la masa en dos partes y estirar una de ellas sobre la mesa apenas enharinada. Forrar el molde y rellenar. Estirar el otro trozo de masa y cubrir el relleno. Pinchar la superficie y cocinar en horno precalentado a 160º C durante 1 hora aproximadamente.


 Una vez cocida, espolvorear con azúcar impalpable. No cortar las porciones hasta que esté bien fría.


Les comento que una porción de este postre,  llena bastante.  

lunes, 11 de agosto de 2014

Postre de frutas con salsa de arándanos y yogurt


Los arándanos se ven cada vez más en nuestro país. Antes los que llegaban a Buenos Aires, solo eran del sur y bastante caros... Pero ahora por suerte se cultivan en muchas provincias y su costo se hizo más accesible.


Si una prueba el fruto así como viene de la planta, no dice nada. De sabor  insípido y  color no muy llamativo, no resulta atractivo. 


Pero en cuanto toma un poco de temperatura, cambian sus azúcares y se transforma con un bello color rojo morado. Larga su jugo y tienta usarlo para postres, repostería, salsas, mermeladas...


Era  domingo al mediodía,  habíamos preparado una rica comida, pero no teníamos postre. Entonces con  con mi hija empezamos a armar un postrecito con lo que había en la casa en ese momento,  que no era mucho. Les paso la receta porque quedó riquísimo y lo hicimos en 10 minutos.

Ingredientes
1 cajita de arándanos de 120 grs.
2 cucharadas soperas de azúcar.
1 chorrito de agua.
2 yogures consistentes (Nosotras usamos uno de vainilla y otro de frutilla).
2 bananas.
Un puñadito de nueces picadas.
Hojitas de menta y cascaritas de naranja para decorar.

Preparación
En un jarrito colocar los arándanos con el azúcar y el chorrito de agua. Llevarlos a fuego bajo, unos minutos, hasta que los frutos se rompan un tanto. Se puede ayudar aplastándolos un poco con un tenedor. Dejar enfriar.



Mientras tanto elegir unas copas donde armar el postre. Pelar las bananas y cortar en rodajas. Reservar. 
Armado de la copa.





Colocar capas alternativas de yogurt (También se puede hacer con helado, yo solo tenía yogurt), la salsa de arándanos, bananas u otra fruta que no sea cítrica.  Nuevamente yogurt, bananas, salsa y así hasta terminar. Reservar algo de la salsa para la última capa. 



Cuando ya está armada espolvorear por arriba con las nueces picadas (puede ser también con almendras o avellanas,  etc.). 



Postre rápido, práctico y rico!!

martes, 5 de agosto de 2014

Guiso de lentejas para muuuchos comensales

Esta receta ya ha sido publicada en este mismo blog en:


Lo único que varía aquí son las cantidades, ya que salieron  unas 30 a 35 porciones de guiso.






Muy Rico!! Ideal para el frío.

lunes, 28 de julio de 2014

¿Te gusta el café?

 A mi me encanta y suelo tomar 2 ó 3 por día, siempre express. Puedo tomarlo sola o en compañía, no importa como, pero lo disfruto mucho.


Fue recorriendo una famosa librería de Buenos  Aires, dónde  ví un libro  muy interesante sobre la historia del café. En dicho libro se juntaban dos cosas que me apasionan: la historia y el café. Así pues lo compré, pero no  voy a decir el autor pues este blog no hace publicidad. Ahora,  si  luego de leer este texto alguien desea el título del libro y el nombre del autor, me lo puede pedir por mail que se lo envío.

A pesar de que en Internet hay mucha… ¿Qué digo?  Muchísima información sobre los orígenes del café,  trataré de hacer una pequeña  síntesis sobre su descubrimiento,   que no deja de ser una bonita leyenda.

Se cuenta que alrededor del año 800, en una antigua tierra montañosa de Abisinia,  hoy conocida como Etiopía, vivía un joven pastor llamado Kaldi. Dedicado al cuidado de un rebaño de cabras, el pastor acostumbraba a recoger el rebaño al atardecer con el llamado de su flauta. La melodía de la flauta hacía que las cabras bajaran solas de la montaña. Pero un día no hicieron caso al sonido de la misma. Kaldi renegando trepó la montaña y al no hallarlas empezó a buscarlas entre los árboles y arbustos. Finalmente cuando las encontró,  las cabras que hasta entonces habían sido muy mansas,  corrían embravecidas, se paraban en sus patas traseras, se daban tumbazos unas contra otras y balaban con frenesí.  “Las cabras estaban locas”. De ahí proviene el  famoso dicho: “Más loca que una cabra”.


 Kaldi no entendía que sucedía y pensaba si  estarían embrujadas. Esa noche las cabras no durmieron por la excitación. Al día siguiente las siguió y observó que iban directamente hacia unos arbustos o árboles pequeños de donde arrancaban y comían con voracidad unos frutos rojizos. 


 El pastor pensó que  eso las habría envenenado. Como esta situación se repitió varios días seguidos,  Kaldi se animó y  él mismo, probó uno de los  frutos. Pero lo encontró de un sabor muy desagradable. Igualmente cosechó una cantidad de esos frutos y los llevó al convento de su pueblo.  Los monjes también lo probaron y al  encontrarlos de sabor tan feo los tiraron sobre el fuego. Ahí con el calor de las llamas,  reventó el fruto, se separó la pulpa,  el grano comenzó a tostarse y el aroma del primer café de la historia enloqueció a las cabras, a los monjes y  a los hombres. ¿No es una linda leyenda?


La historia sigue… Es realmente  muy larga e interesante, ya que pasaron muchas cosas hasta que el rico café llegó a las tazas de nuestra época.