lunes, 24 de septiembre de 2012

Torta seca de arándanos

El arándano es un arbusto pequeño, de hasta medio metro de altura en estado silvestre, que vive originariamente en los bosques, cuyo suelo protege de la erosión. Prefiere los bosques de coníferas y los brezales.


Sus frutos siempre han sido muy apreciados como alimento en países como por ejemplo Polonia, donde pueden llegar a servirte un plato de espaguetti con salsa dulce de arándanos. Sin embargo, en esta última década la demanda de estos frutos ha crecido espectacularmente gracias a sus propiedades: son muy ricos en vitaminas y tienen propiedades antiinflamatorias; es curioso que frescos son laxantes y consumidos secos tienen justamente el efecto contrario.


Los pájaros los encuentran tan sabrosos que no pueden resistirse a ellos.

Torta seca de arándanos
Esta  torta  la cocino en un molde grande tipo Savarin. Es  ideal para tomar el te o para servir con un rico café.


Ingredientes  (tamaño bien grande)
250 grs. de arándanos frescos
200grs. de manteca a temperatura ambiente
Ralladura de cáscara de naranja.
2 tazas de azúcar
3 huevos
4 tazas de harina leudante
2 tazas de leche
1 cucharada sopera bien cargada de semillas de amapolas
100 grs de nueces o almendras picadas
Manteca y harina para untar molde
Azúcar impalpable a gusto

Preparación
Tener en cuenta que estas proporciones son para una torta bien grande y rendidora, se puede hacer la mitad de todo y usar una budinera rectangular como molde.


Cortar cada arándano por la mitad y reservar.


Picar las almendras o nueces y reservar.


 Mezclar (yo uso una cuchara de madera, pero se puede hacer con batidora) la manteca blanda con el azúcar. Incorporar la ralladura de cáscara de naranja, los huevos de a uno y seguir mezclando. Incorporar las semillas de amapola. Agregar la harina alternando con la leche. Dejar un resto de las 4 tazas de harina, aparte (aprox. media taza) para pasar por ella las almendras picadas y los arándanos cortados por la mitad.


Esto se hace para que las frutas queden bien desparramadas en la torta, caso contrario se decantan en el fondo. Así pasados por harina agregarlos a la masa y mezclar bien, pero suavemente.


Enmantecar y enharinar el molde y verter la masa en él. Hornear aprox. unos 50 minutos a horno suave. A esa altura abrir el horno y con un palillo comprobar la coccción introduciéndolo en la mitad de la torta. Este debe salir bien seco para dar por finalizado el horneado.


Retirar del horno. Dejar entibiar. Desmoldar sobre una rejilla metálica. Una vez bien fria, espolvorear la superficie con azúcar impalpable.


 Queda muy bien si se hace un día antes de consumirla, toma más gusto. Se puede guarda en frezzer sin inconvenientes. Incluso cortando porciones y utilizando separadores para frezzer.



NOTAS:
El  arándano en forma natural  tiene un color distinto al  que toma luego de la cocción. Es un fruto que sometido a temperatura, cambia  su color,  dando una hermosa vista a la masa con su tono rojo violáceo.
Esta misma torta se puede hacer con otras frutas. Por ej. reemplazar los arándanos por 2 manzanas verdes cortadas en daditos (va a quedar más húmeda, pero muy buena) Peras, o frutas abrillantadas y otras frutas secas, ej. castañas de cajú, etc. etc.

1 comentario:

  1. ummm qué rico! justo tengo arándanos en el freezer :) saludos!

    ResponderEliminar